diariode

EL DIARIO DE UN DESEMPLEADO (1/2)

Dudas, temores, aciertos y más preguntas.


5:00 am 
Son las 5 de la mañana, Diego se queda recostado un par de minutos pensando en lo que tiene que hacer en el día. El primer pensamiento que tiene es que debe conseguir trabajo.

(Por ligeros 10 segundos empieza a pensar que su día será como el de ayer, pero lo que él no sabe, es que no lo será)

Mira el techo de la habitación, se encomienda y se levanta.


7:00 am
Sentado en su escritorio ve su computador con un poco de escepticismo. Se pregunta mentalmente ¿por qué no consigo empleo si soy bueno?
Lo prende, y abre su cuenta de mensajería instantánea. No tiene nada. Nadie, ni siquiera un reclutador que haya respondido alguno de sus emails. Y como es de costumbre abre LinkedIn y empieza a aplicar a las ofertas del día. Mira un par que le interesan mucho y se postula.


10:00 am
Después de algunas horas de estar aplicando en portales de empleo, de publicar algunos post en LinkedIn y de enviar más emails, decide buscar en Google “cómo buscar empleo”… quiere saber si algo no está haciendo bien.
Después de leer algunos artículos y de ver algunos videos en Youtube corrige su CV. Le quita y le pone algunas cositas y se pregunta a si mismo: ¿será que esto es suficiente?

(No importa, Diego igual lo hace porque no sabe qué más hacer y necesita sentirse que avanza en algo)


12:00 am
Hora de almorzar.

La comida favorita de Diego siempre han sido las pastas, pero ese día no saben igual, es más, ni siquiera las termina.

(La preocupación de Diego es tal que ya no disfruta de esas pequeñas cosas)



1:00 pm
Mientras “descansa”, no deja de pensar en qué más puede hacer para conseguir trabajo. Ese dialogo interno es constante.

(Aunque este recostado en su cama, su mente no deja de pensar. No deja de decirle que debe hacer algo pues la situación se le está saliendo de las manos)

 
2:00 pm
Su alarma suena. Se levanta de nuevo y se sienta en el computador. Mientras lo abre, se da cuenta que alguien le escribió por LinkedIn. Es un amigo de hace tiempo. Lo saluda y chatean un rato por mensajería interna.

(Diego no sabe que ese trabajo que hizo en la mañana tuvo efecto, uno muy grande que cambiará su vida por los próximos 5 años)

El amigo de Diego le dice que gracias a las publicaciones que Diego hizo se enteró que buscaba empleo y que él sabía de algo.
Diego abre bien los ojos, pone atención a lo que le está contando su amigo y aunque su optimismo no es el mejor se dice a sí mismo… de pronto, puede ser.


4:00 pm

Diego espera un nuevo mensaje de su amigo. Lleva 2 horas esperando saber si pudo pasarle su hoja de vida a quien sería su jefe, hasta que por fin, ve conectado a su amigo en LinkedIn y le pregunta:

– ¿Pudiste?

– A lo que el amigo le responde: claro que sí, acabo de hablar con el jefe y quiere conocerte.


(Por un instante volvió a ser él mismo. Ese profesional motivado, optimista y seguro. Su nivel de alegría pasó de 20 a 100 en solo dos palabras: “quiero conocerte”)

Diego le da las gracias a su amigo, y allá solo en su habitación no se las cree. Se siente con vida de nuevo.


6:00 pm
A eso de las 6 cierra su jornada de búsqueda de trabajo. Es hora de hacer un poco de ejercicio.
Hoy sí! ayer no tenía ganas ni de levantarme, pero hoy sí!
– Chao ma! le dice a su mamá que se encontraba allí, y sale a trotar.
 
Cinco minutos después recibe una llamada: hola Diego soy Juanita Diaz, te llamo para una posición que estamos buscando. Estarías dispuesto a tener una entrevista mañana? nos gustaría conocerte.
 
(Hace algunas horas Diego no tenía nada, estaba en la lona, pero ahora tiene una entrevista)
 
– Claro! él responde.
– Perfecto Diego, mañana te espero en zoom para una video entrevista a las dos de la tarde.
– Muy bien, allí estaré, él replica.


7:00 pm
– Má!!! me llamaron para una entrevista de trabajo!

(No puede estar más feliz. Él siente que algo le ayudó, pues no es posible que de la nada salga un amigo y dos horas después tenga una entrevista. Serán las oraciones de su mamá? será gracias a ese post que publicó en horas de la mañana?
Él no sabe que cuando la noche es más oscura es porque está a punto de amanecer)


9:00 pm
Mañana es un gran día y tengo apenas la mañana para preparar esa entrevista, mejor me voy a acostar. Necesito estar al cien.
 
(Diego tuvo un día diferente. En la madrugada él creía que iba a ser un día igual que todos, pero no fue así. Diego sin embargo y a pesar de su desesperanza siguió aplicando, siguió postulando y siguió generando espacios de networking.
En ese momento ya llevaba varios meses buscando empleo y al rededor de 90 publicaciones en LinkedIn. 90 que no le dieron resultado, pero 1, la número 91 que llego en el momento y a la persona indicada: su amigo en LinkedIn)
 

Continuará…

Gracias por leer nuestro Blog. Un espacio donde hablaremos cada domingo sobre temas de empleo y todo lo que sucede en el día a día. Ah! eso sí: sin filtros!
Si te gustó este artículo dale me gusta, compártelo en redes y espera uno nuevo el próximo domingo.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter