zapatos

EN LOS ZAPATOS DE UN CANDIDATO

¿Acaso a los reclutadores se les olvidó cuando empezaron su carrera profesional, lo difícil que era conseguir que una empresa si quiera les pusiera cuidado?


A muchos profesionales del reclutamiento se les olvidó. Lo siento, pero hay que decirlo.

Algunos reclutadores se sienten en una posición de poder donde deciden quién sí y quién no. Pues bien, ojalá la vida no les devuelva eso mismo que están dando.
 
Hemos entrevistado candidatos que prácticamente llegan derrotados, dudosos de sí mismos e incluso hasta con episodios de tristeza, estrés o ansiedad, y ¿saben? nos hemos dado cuenta que muchos son porque se han encontrado con reclutadores que:

  • No les dan un feedback o retroalimentación.
  • No les devuelven las llamadas.
  • Les dicen todo lo que está mal, pero no lo que está bien.
  • Los encasillan y no ven más allá de su hoja de vida.
Es así. Son los comentarios que recibimos todos los días.
Ahora bien, NO son todos los reclutadores. Muchos de ellos asumen el rol con mucho profesionalismo y saben que al frente no tienen a un “candidato” sino a una persona, y a ellos los felicitamos! PERO hay otros que definitivamente necesitan RECORDAR cuando ellos mismos estaban buscando empleo.
 
En Basics tenemos muy bien perfilados a los tipos de reclutadores que existen. De hecho conocemos a profundidad su ADN. Sabemos que son profesionales expertos en redes o “NetHunters”, sabemos que son profesionales sin tiempo, sabemos que son profesionales que deben contrastar todo, etc. ¿pero saben algo? Eso no debería ser una excusa para no responder un e-mail. Eso no debería ser una excusa para no darle una breve retroalimentación a un candidato.
 
Un candidato invierte TIEMPO y DINERO para estar al frente de un reclutador. Pasa horas y hasta días preparando su entrevista, invierte en transporte, incluso en vestimenta porque quiere verse bien y causar una buena impresión… ¿y qué reciben? muchas veces: nada.
 
Señores reclutadores PÓNGANSE EN LOS ZAPATOS DE LOS CANDIDATOS!
Apliquen eso mismo que ustedes piden en ellos: empatía, relaciones interpersonales, profesionalismo!
 
Nosotros sabemos que ustedes manejan decenas de vacantes a la vez, que reciben cientos de hojas de vida, pero recuerden: cada hoja, NO son frases sin sentido o simples palabras, no. Cada una, cada aplicación son sueños, son ingresos, son familias esperando a ver qué pasa con esa aplicación. POR FAVOR! humanicen la profesión!
 
Sabemos que no se les puede decir SÍ a todos los candidatos, por supuesto; pero al menos déjenlos mejor de que los encontraron. Si ven una oportunidad de mejora, dígansela!, si ven que el candidato está triste o nervioso, háganlo sentir cómodo! y si ven que su hoja de vida no es como tú la quieres, trata de ver más allá!
 
A los profesionales que hoy buscan empleo, o que desean cambiarlo por uno mejor, sepan algo: ustedes NO están solos, y sepan que así como hay muy buenos reclutadores, también hay malos reclutadores (malos profesionales). Asuman su búsqueda de empleo con optimismo así se hayan encontrado con situaciones como las que acabamos de describir.
 
Buscar empleo es un acto de valor (pues como candidato confrontas tus miedos), es un acto de fortaleza (pues sacas ganas de donde no las tienes), es un acto de admiración (pues muchas veces no lo haces por ti sino por tu hijos, por tu familia).

¡NUNCA BAJES LOS BRAZOS!

Nunca es nunca! no te dejes afectar por si alguien no te respondió un e-mail o si te dijeron que no en una entrevista. Mejor concéntrate en tu siguiente movimiento, en tu siguiente estrategia, pues con cada NO que consigas, te aproximas a ese SÍ que tanto quieres!
Recuérdalo: Cada NO es un paso más cerca a ese SÍ que tanto quieres.
Gracias por leer nuestro Blog. Un espacio donde hablaremos cada domingo sobre temas de empleo y todo lo que sucede en el día a día. Ah! eso sí: sin filtros!
Si te gustó este artículo dale me gusta, compártelo en redes y espera uno nuevo el próximo domingo.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter