abuela

LA RECETA DE LA ABUELA

¿Acaso crees que una entrevista de trabajo es solo para hablar de ti, de lo que quieres o de lo que necesitas?


Martín entra a la sala de reunión con su corbata azul, pone su maletín a un lado de la mesa, se sienta y comienza a hablar de lo que él quiere, de lo que él busca y de lo que él necesita.

En su cabeza lleva muy bien preparado su discurso, se lo sabe a la perfección. Se nota que ensayó muy bien su “libreto de entrevista”.
 
Le pregunto: Martin cuéntame de ti… a lo cual él empieza con su libro mental de experiencias.
 
– Muy bien, le digo.
 
Le sigo preguntando: y ahora dime cuáles son tus logros destacados, y bueno, me cuenta algunos que de hecho están muy bien pensados.
 
– (Punto para Martín) pienso yo mentalmente.
 
Y después de varios minutos de hablar de él, de quién es, de lo que quiere y necesita, le pregunto: y qué sabes de la empresa?
 
……….(SILENCIO)……….
 
Después de algunos segundos de silencio, me di cuenta que Martín se había preparado muy bien para decirnos lo que quería y lo que buscaba, pero no para la empresa.
 
Historias como estas pasan todos los días en los “set” de entrevista del país. Muchos candidatos piensan que una entrevista es como ir a un McDonalds donde llegan a pedir y a decir cómo quieren su orden, y no! Las entrevistas son espacios para darte a conocer, por supuesto! pero NO son solo espacios para hablar del YOYO!
 
– Yo quiero
– Yo deseo
– Yo necesito
 
Por supuesto que debes dejarle conocer tus expectativas e intenciones al reclutador, claro que sí! pero esa conversación NO se puede basar solo en lo que tú quieres, deseas o necesitas; y por el contrario, debes empezar a pensar en función de ellos (la empresa).
 
– ¿Qué necesita la empresa de ti?
– ¿Qué le duele a la empresa?
– ¿Qué problema le vas a solucionar?
– ¿Qué propuesta de valor le interesaría?
 
Esas son las preguntas que deberías como candidato estar respondiendo durante la entrevista, y no las tuyas propias basadas en tus necesidades y deseos.
 
En una de las tantas conversaciones que hemos tenido en Basics, nos dimos cuenta que existe una receta perfecta y que nos gustaría compartirte en este momento y que se llama: LA RECETA DE LA ABUELA.
 

Pues sí! todas las abuelitas tienen recetas y de ellas se aprende mucho, y he aquí una de estas recetas que te cambiará la forma de hacer tus entrevistas de empleo.

(Cambio a voz de abuelita): Mijito (o mijita) si lo que deseas es conseguir empleo, cada vez que vayas a una entrevista échale una pizca de pasado, una pizquita de presente y una cucharada grande de futuro.
 
Esto traducido en palabras más serias es equivalente a decir que tú como candidato debes hablar de tu pasado, de tu presente, pero sobre todo de tu FUTURO y de lo que puedes hacer por ellos (la empresa). Si logras durante la entrevista decirle al reclutador todo lo que puedes hacer y proyectas tus experiencias y logros en ellos, muy seguramente pasarás al siguiente round de entrevistas.

Una pizca de pasado, un poquito de presente y una cucharada grande de FUTURO.

La clave de las entrevistas está en PROYECTARTE en ellos, en SOLUCIONARLES algo que les este doliendo como empresa; y eso no se logra hablando solo de ti ni de lo que quieres. No puedes enfocarte solo en tu pasado, ni en el YOYO (yo quiero, yo necesito, yo deseo).
 
En este momento te podrás estar preguntando ¿Pero cómo voy a saber qué le duele a la empresa?
 
Pues bien, durante la preparación a una entrevista debes investigarla muy bien, debes literalmente aprenderte cosas claves de esta y que podrás encontrar en su página web. Puedes buscar en redes sociales, puedes buscar en Google noticias del sector, o quiénes son sus competidores. Puedes buscar en Youtube entrevistas que les hayan hecho a sus dirigentes, etc; pues durante esos 30 min que dediques a leer y a “stalkearla”, vas a encontrar pistas de lo que le puede estar doliendo a esa empresa, de las necesidades que tiene y de los retos que enfrenta. Por ejemplo: si te enteras que la empresa va a entrar a un nuevo país, y tú conoces muy bien y has tenido algo de experiencia en ese país, pues puedes -por ejemplo- venderte como conocedor del mercado, que dominas las variables del sector y que ese conocimiento y experiencia tuya le va a servir a la empresa para obtener resultados más rápidos. Los escenarios son infinitos, pero tú tienes que crearlos para ellos.
 
La receta de la abuela que hace parte de la #EstrategiaTriángulo es una técnica muy efectiva que ayuda a enfocar las entrevistas de trabajo pues le dices puntualmente a la empresa lo que harás por ellos.
 

Recuérdalo: un poquito de pasado, un poquito de presente y MUCHO DE FUTURO (junto a ellos).

Gracias por leer nuestro Blog. Un espacio donde hablaremos cada domingo sobre temas de empleo y todo lo que sucede en el día a día. Ah! eso sí: sin filtros!
Si te gustó este artículo dale me gusta, compártelo en redes y espera uno nuevo el próximo domingo.

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter